Łączna liczba wyświetleń

niedziela, 21 maja 2017

CON GRAN TEMOR DE SU VIDA PASADA

Alabamos su humildad, admiramos su virginidad, pero a los indigentes les sabe más dulce su misericordia: a la misericordia nos abrazamos con amor, la recordamos con frecuencia y más a menudo la invocamos.
San Bernardo

Madre de Dios
de Pszów, Polonia
El beato Raynerio Cisterciense estaba con gran temor de su vida pasada por no saber si el Señor le había perdonado sus culpas y las penas que por ellas debía y suplicaba continuamente a nuestra Señora tuviese compasión de su alma. 

Estando una vez en oración fue arrebatado en éxtasis y oyó que la Virgen intercedía con Jesús en su favor, suplicándole le llevase al cielo sin tocar en el purgatorio, pues que estaba arrepentido de corazón de todos sus pecados y había hecho la penitencia debida, a lo cual respondió el Hijo: 

— Madre mía, todo lo dejo en tus manos.

¿Quién podrá explicar el gozo de Raynerio a una respuesta semejante? ¿Qué temor podría tener del purgatorio de que tan pocos se libran, cuando la causa estaba ya en manos de su Madre amantísima? No por esto aflojó él un punto en la vida espiritual, sino que se dedicó con fervor a la piedad y a los ejercicios de la religión. 

Así procura esta bendita Madre que sus buenos hijos no padezcan aquellas penas atroces.

El mes de mayo consagrado a María, obsequio que a esta gran Reina tributa la piedad cristiana todos los años en la parroquial iglesia de Santa María del Mar de esta ciudad, Barcelona 1847, pgs. 156-157.

Brak komentarzy:

Prześlij komentarz