Łączna liczba wyświetleń

środa, 24 maja 2017

LE DIO LA ÚLTIMA ENFERMEDAD Y...

María, dulce refugio de los pecadores, cuando mi alma esté para dejar este mundo, Madre mía, por el dolor que sentiste asistiendo a vuestro Hijo que moría en la cruz, asísteme también con tu misericordia. Arroja lejos de mí a los enemigos infernales y ven a recibir mi alma y presentarla al Juez eterno. No me abandones, Reina mía. Tú, después de Jesús, has de ser quien me reconforte en aquel trance. Ruega a tu amado Hijo que me conceda, por su bondad, morir abrazado a sus pies y entregar mi alma dentro de sus santas llagas, diciendo: Jesús y María, os doy el corazón y el alma mía.
San Alfonso de Ligorio

En tiempo de Santa Brígida hubo un hombre noble y rico, pero entregado enteramente a la disolución y demás vicios. Le dio la última enfermedad y, sin embargo, en todo pensaba menos en disponerse para la muerte. Lo supo santa Brígida y al instante se puso a pedir eficazmente al Señor que ablandase el pecho de aquel pecador obstinado y le convirtiese; y tantas veces y con tal instancia llamó a las puertas de la divina misericordia que al fin le habló su Majestad diciéndole que hiciese ir un sacerdote a exhortar al enfermo a penitencia. Lo hizo tres veces uno muy celoso; pero por más que le dijo, fue todo en vano, hasta que la cuarta vez ayudado de la gracia divina, logró compungirle y trocarle del todo el corazón, de suerte que exclamó el enfermo: 

— Hace setenta años que no me he confesado, habiendo sido en tan largo tiempo íntimo amigo del demonio, guardándole fidelidad y tratando familiarmente con él; sin embargo, ahora me siento enteramente mudado, pido confesión y espero que Dios me ha de perdonar.

Esto dicho, con abundantes lágrimas se confesó cuatro veces aquel mismo día; el siguiente recibió el Viático y, pasados otros seis, murió con extraordinaria devoción. 

Apenas había expirado, se apareció el Señor a santa Brígida y le dijo que su alma había ido al purgatorio y que no tardaría en estar en el cielo. Quedó la santa admirada sobremanera de que un hombre que tan mal había vivido hubiese muerto en gracia, y el Señor le declaró el motivo con estas palabras: 

— Sabe — hija — que la devoción de mi querida Madre le ha cerrado las puertas del infierno, porque aunque él nunca la amó de veras, tenía devoción a sus dolores y siempre que los consideraba, o solo de oír su nombre, mostraba compasión; por esto ha encontrado un atajo para salvarse.

El mes de mayo consagrado a María, obsequio que a esta gran Reina tributa la piedad cristiana todos los años en la parroquial iglesia de Santa María del Mar de esta ciudad, Barcelona 1847, pgs. 186-188.

Brak komentarzy:

Prześlij komentarz